Allanamientos Nocturnos

Opinión 08 de octubre de 2023 Por: Dr. Daniel Volpi Avedutto
Daniel Volpii
Dr. Daniel Volpi Avedutto

El artículo 11 de nuestra Constitución dice de manera textual: “El hogar es un sagrado inviolable. De noche nadie podrá entrar en él sin consentimiento de su jefe, y de día, sólo de orden expresa de juez competente, por escrito y en los casos determinados por la Ley”. 
  El hogar puede ser una casa humilde construida con retazos de maderas o latas, o un rancho de barro y paja o cartón; pero es un hogar siempre que allí habite una familia y eso es un sagrado inviolable y de noche nadie podrá entrar en él sin el permiso del jefe, que puede ser el hombre padre de familia o la mujer madre de familia o cualquier persona mayor que esté a cargo de la prole.

  Se supone que esa norma va dirigida a los extraños, porque si es un pariente o un amigo o vecino aceptado simplemente empuja la puerta y entra sin permiso.
   Todos los allanamientos se producen durante el día. Lo realiza la Policía. Ningún particular está autorizado a realizar allanamientos; está solamente la fuerza pública y con orden escrita del Juez competente.
  Algunos dicen que la Constitución es retrógrada, que mencionada norma fue establecida en tiempos que no existían las luces de mercurio en la vía pública.

  En la práctica vemos muchas veces que durante la tarde se vienen desarrollando allanamientos que se hacen largos dada la complejidad del asunto y entra el sol, se encienden las luces de la ciudad e inmediatamente la Policía suspende el allanamiento y se retira del hogar. Afuera, en el exterior del hogar, pueden quedar efectivos policiales controlando o merodeando allí por la cuadra (si se trata en una ciudad, pueblo o villa).

  Durante los últimos días algunos políticos vuelven a plantear la posibilidad de los allanamientos nocturnos. Recordemos que eso fue uno de los puntos de aquella campaña llamada “vivir sin miedo” de 2018, liderada y promovida por el entonces Senador Jorge Larrañaga que logró llegar a las firmas requeridas para promover un plebiscito, el mismo se votó junto a las elecciones nacionales de octubre de 2019 y se frustró.
  La idea de Larrañaga era habilitar los allanamientos nocturnos con el objetivo de acabar con el menudeo de la pasta base que se venden durante la noche.

  La frustración para Larrañaga fue que no alcanzaron los votos necesarios como para reformar el artículo 11 de la Constitución y entonces quedó como está.
  Por Ley es imposible instaurar los allanamientos nocturnos porque sería una ley inconstitucional y tendríamos una avalancha de recursos de tal naturaleza.

  Algunos dirán que en 2019 faltó difusión e información o quizás más campaña a favor del sí a la reforma constitucional. Sea cual sea la causa de la derrota de esa propuesta me permito brindar mi humilde opinión. 
  Tengo la convicción de que el Uruguay todavía no se encuentra en condiciones de realizar los allanamientos nocturnos. Muchos dirán que en otros países se vienen desarrollando con normalidad, pero son países más desarrollados.

  Fíjense sin ir más lejos que para reprimir el narcotráfico en nuestra ciudad y ameritan allanamientos simultáneos amerita la colaboración de efectivos policiales de otros departamentos vecinos. Recuerdo lo que fue la operación Sauce realizada el 24 de junio de 2022 en nuestra ciudad que ameritó 32 allanamientos simultáneos y fue la única forma de descubrir y terminar con una red de narcos conformada por miembros del norte, sur y este de nuestro país. Para eso a nuestra ciudad vinieron efectivos de Rivera y Tacuarembó a trabajar en tal operativo, porque era imposible que con los efectivos de Artigas se alcanzara el éxito en tal operativo. Y seguimos viendo lo mismo en nuestros días con la operación Pernambuco comandada desde la Fiscalía de Rivera.

Imaginémonos allanamientos nocturnos simultáneos en los pueblos del interior que cuentan con tan sólo 1 comisaría, solamente 1 base policial. Mientras allanan una finca pueden darse hurtos y hasta copamientos en otras fincas porque la comisaría queda vacía debido a que todo el personal salió a trabajar en los allanamientos. 
  Por lo expuesto, y teniendo esas experiencias mencionada considero que aún nuestro país no se encuentra preparado para allanamientos nocturnos y la realidad lo demuestra. No es necesario que vengan sociólogos o intelectualoides (como decía Estramín) a decirnos porque lo vemos a menudo en nuestro propio medio.

Te puede interesar
lima_RS173075_20230707_FA_MVU-7171_1200w

La inseguridad nos gobierna

Andrés Lima
Opinión 10 de enero de 2024

Se les ha ido de las manos totalmente la situación. La única respuesta es culpar de todos sus males a la gestión del Frente Amplio.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email