Día Mundial del Melanoma: cuáles son las señales del cáncer de piel más agresivo

Es uno de los tipos de cáncer cutáneos más peligrosos y su incidencia está en aumento en Latinoamérica. La regla del “ABCDE” para saber cuándo hacer una consulta urgente

Salud 23 de mayo de 2023 Silvia Miño Silvia Miño
Melanoma

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es, además, uno de los más visibles. Por eso, el control en forma regular es una rutina saludable que puede evitar complicaciones en el futuro. En ese marco, cada 23 de mayo se conmemora en todo el mundo el Día Mundial del Melanoma, con el objetivo de concientizar sobre esta patología oncológica y los cuidados preventivos.

Te puede interesar:“MelaNOmás”: cuáles son las claves para prevenir este tipo de cáncer de piel 
El melanoma es uno de los tipos más agresivos del cáncer de piel, estos tumores se originan a partir de unas células llamadas melanocitos -que son las que producen el pigmento (melanina) de la piel normal- y aparecen como una lesión nueva (“novo”) o sobre un lunar preexistente. El principal factor de riesgo para el melanoma es la radiación ultravioleta, tanto la emitida por el sol como por fuentes artificiales como ser las camas solares.

Cuando son detectados a tiempo estas patologías son curables, pero si no se les da una atención adecuada tienen altas probabilidades de expandirse a otras partes del cuerpo. Su tiempo de evolución es imprevisible: hay casos en los que se desarrolla con velocidad y otros en forma más paulatina. Aunque no es lo más frecuente, pueden afectar también las mucosas y los ojos.

La oncóloga Yanina Pflüger (MN 120531), jefa del servicio de Melanoma y Sarcoma del Instituto Alexander Fleming (IAF) señaló que “en Latinoamérica, según el Observatorio Global del Cáncer (Globocan), el melanoma no está dentro de los 10 más frecuentes. Sin embargo se proyecta que el aumento en la incidencia de este tumor lo va a posicionar dentro de los cinco más frecuentes en las próximas décadas”, advierte.

Sin título-1

En este punto, los expertos coinciden en la importancia de que la población conozca e implemente la regla del “ABCDE”. Es un sigla mnemotécnica que sirve como ayuda para alertar al paciente. “Es para que le preste atención a la aparición de una lesión Asimétrica, de Bordes irregulares, de Color irregular, de Diámetro en aumento o mayor a 6 milímetros y especialmente a su Evolución”, detalló la dermatóloga Marcela Moreno (MN 106685), jefa del Servicio de Dermatología Oncológica del IAF.

Controles en casa y en el consultorio

El diagnóstico temprano del melanoma, es clave para el éxito del tratamiento, ya que la detección precoz disminuye tanto la morbilidad como la mortalidad. En personas sin antecedentes ni factores de riesgo, se recomiendan dos instancias de control.

1-El autoexamen. Es el control de toda la superficie cutánea que hace por el propio paciente. “Puede realizarse cada 2 o 3 meses, con ayuda de espejos, o de alguna persona de confianza para aquellas zonas de difícil acceso. De esta manera se busca que el paciente conozca su piel, y pueda descubrir y distinguir lesiones nuevas, o cambios en aquellas que ya conocía. Así podrá recurrir en forma temprana a un profesional médico”, precisó la doctora Moreno. 

2- Control periódico en consultorio. A mayor especialización del profesional de la salud, mayor será la certeza del diagnóstico de lesiones malignas. Por esto se recomienda que el control sea realizado por médicos dermatólogos especializados en control de lunares, con experiencia en dermatoscopia.

En cuanto a la dermatoscopia, la doctora Moreno señaló que esta técnica mejora el diagnóstico, disminuye al mínimo los falsos positivos, y evita biopsias y cirugías innecesarias. Por otro lado, aumenta la capacidad de detectar lesiones malignas. Luego el especialista determinará cuál debe ser la frecuencia de los chequeos posteriores y si es necesario hacer nuevos controles.

A pesar de que los controles preventivos son la llave para el diagnóstico temprano, aún una gran proporción de la población no tiene el hábito saludable de la consulta médica regular. “La mayoría de los pacientes consulta por el hallazgo de alguna lesión que les llama la atención. Es una ventana de oportunidad en la cual deberíamos trabajar desde la salud pública y la prevención primaria”, acotó la doctora Pflüger.

Uno de los déficits en la lucha contra el melanoma es que aún no es habitual la asistencia a controles dermatológicos preventivos, a pesar del alto beneficio que representan. “La mayoría de los pacientes consulta por el hallazgo de alguna lesión que les llama la atención. Es una ventana de oportunidad en la cual deberíamos trabajar desde la salud pública y la prevención primaria”, acota la doctora Pflüger.

Si el paciente tiene un antecedente personal o familiar de melanoma, más de 100 nevos o síndrome del nevo atípico, se le sugiere hacer los controles con mayor frecuencia y además se le indica una dermatoscopia digital corporal total, conocida como el “mapeo de los lunares”.

“En la Unidad de Oncología Cutánea del IAF contamos con el Fotofinder. En este estudio se sacan imágenes clínicas del cuerpo entero en distintas posiciones y además se registran las fotos dermatoscópicas de aquellos nevos más importantes para un mejor seguimiento. Se realiza anualmente, se comparan las imágenes y así detectamos en forma temprana un lunar nuevo o cambios en los preexistentes”, puntualizó la médica dermatóloga Carolina Spinelli (MN 117118), miembro del equipo de la institución.

Los factores de riesgo y su prevención

La exposición solar intermitente (como la que se da habitualmente en vacaciones de verano) es la que mayor riesgo representa. “Además, hay que tener en cuenta que la exposición durante etapas más tempranas de la vida es más peligrosa que en la adultez”, advirtió la doctora Moreno. Otros factores de riesgo incluyen el pelo rubio o pelirrojo, ojos verdes o azules, pecas, dificultad para broncearse, historia familiar de melanoma, presentar numerosos lunares y antecedente de lunares displásicos.

“En un nivel moderado-alto la radiación ultravioleta favorece el desarrollo de esta enfermedad por el daño que ejerce en el ADN de los melanocitos. En este momento Argentina se encuentra entre los países que tienen riesgo moderado de radiación UV”, sumó la doctora Plüger.

Es por eso que los expertos insisten en la prevención primaria –es decir, aquellas acciones que se realizan para evitar que aparezca el melanoma-, a través de los siguientes consejos de fotoprotección y fotoeducación:

Sin título-1er43

- En los meses de primavera-verano, evitar la exposición solar entre las 10 y las 16 horas.

- Usar protector solar de amplio espectro (factor 30 o más), durante todo el año, incluso en los días nublados. Aplicarlo 30 minutos antes de cada exposición y renovar cada dos horas.

El melanoma es un tumor maligno poco frecuente que ocurre por una proliferación atípica de los melanocitos que son las células que nos dan la pigmentación de la piel (Getty)
- En niños mayores a 6 meses, utilizar protectores factor 50 o más (dermopediátricos).

- Usar sombrero de ala ancha y lentes con filtro UV.

- En espacios abiertos, elegir zonas arboladas, con sombra.

Cuáles son los tratamientos para el melanoma

El doctor Abel González (MN 52032), jefe de la unidad de Oncología Cutánea del Instituto Alexander Fleming, destacó que respecto a los tratamientos más efectivos contra el melanoma, la cirugía sigue siendo el pilar fundamental, pero destaca que en la última década se produjo una “revolución” por el desarrollo de drogas que son muy efectivas para el tratamiento sistémico.

Un melanoma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Con más frecuencia, en las zonas con mayor exposición solar, como por ejemplo la espalda, las piernas, los brazos y el rostro
El especialista resaltó que los pacientes con melanoma avanzado que antes tenían una sobrevida esperable del 5-10%, actualmente tienen sobrevidas mayores al 50% a los 5 años. “Esta evolución del tratamiento está en pleno desarrollo, y si bien en un inicio se trataban sólo pacientes avanzados, ahora se han incorporado otros en estadios intermedios, y han desplazado a la cirugía como primera opción”, precisó González.

La elección del tipo de tratamiento está condicionada a la etapa en la que se diagnostica el melanoma. “Para las instancias en las que la enfermedad está en piel y/o ganglios, la principal conducta es la extirpación quirúrgica, evaluando luego la posibilidad o necesidad de agregar algún tratamiento sistémico de prevención (adyuvante) para disminuir el riesgo de recurrencia. En aquellos pacientes en los que la enfermedad se ha diseminado, la principal estrategia es sistémica. Hay varias moléculas disponibles y autorizadas en nuestro país. La inmunoterapia y la terapia dirigida con iBRAF/iMEK son las más utilizadas”, apuntó la doctora Pflüger.

Y destacó que la Argentina tiene una importante participación en ensayos clínicos internacionales sobre nuevas terapias, “que representan una opción válida para tratamiento de los pacientes y el desarrollo de nuevas drogas que podrían cambiar, como lo están haciendo, las terapias modernas”.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email