Deshidratación de niños en verano

Salud 07 de febrero de 2024 Dra. María Jesús Puche
deshidratacion@1x-600x300

La deshidratación en niños durante el verano es un problema común y puede ocurrir cuando los niños pierden más líquido de lo que consumen.  Durante los meses de verano es importante estar atentos a los signos de deshidratación y tomar las medidas para prevenirla.

Hay puntos a tener en cuenta:

•    Asegurar una hidratación adecuada: asegurarse que los niños estén bebiendo suficientes líquidos a lo largo del día, especialmente agua.  Evitar las bebidas azucaradas ya que pueden aumentar la pérdida de líquidos.

•    Vestimenta adecuada: vestir a los niños con ropa ligera y transpirable para ayudar a regular la temperatura corporal y reducir la sudoración excesiva.

•    Horarios adecuados para actividades al aire libre: evitar las actividades físicas intensas durante las horas más calurosas del día.

•    Protector solar y sombreros: utilizar protector solar para proteger la piel de los niños contra los daños causados por el sol.  Utilizar sombreros para proporcionar sombra adicional.

•    Frutas y verduras con alto contenido de agua: incluir en la dieta de los niños frutas y verduras con alto contenido de agua como sandía, melón, pepino para ayudar a mantener una buena hidratación.

•    Conocer los signos de deshidratación: estar atentos a estos signos que pueden incluir sequedad en la boca, ojos hundidos, llanto sin lágrimas, letargo, irritabilidad y disminución en la frecuencia y cantidad de orina.

•    Reposo y sombra: siempre proporcionar  áreas con sombra para que los niños descansen y se rehidraten cuando estén jugando al aire libre.

•    Educación sobre la importancia de la hidratación: enseñarle a los niños la importancia de beber agua regularmente.

•    Evitar bebidas con cafeína y azucaradas: éste tipo de bebidas pueden tener un efecto deshidratante especialmente en verano, por lo cual es mejor evitarlas.

•    Consulta médica: si sospechas que un niño está deshidratado es importante buscar atención médica de inmediato. La deshidratación severa puede ser peligrosa.

•    Recordar que cada niño es diferente y las necesidades de hidratación pueden variar, lo importante es estar atento a las señales individuales de sed y ajustar la ingesta de líquido según sea necesario.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email