Felicidad, aquí y ahora

“Sabemos cuan cruel e implacable es la envidia, y sin embargo nos esforzamos sin cesar en suscitarla en los demás. ¿Por qué?” Artur Schopenhauer. Filósofo alemán

Opinión 11 de enero de 2024 EneCe
multimedia.normal.a01fb03dac807b0e.656e6563655f6e6f726d616c2e77656270

Han cesado los despliegues originados por la navidad y fin de año, con el inicio de un año 2024 cuyos avatares pernean a nivel mundial y local con distintos pronósticos, buenos y malos. 

Asistimos por algunos días a un nervioso movimiento con diferentes matices, de acuerdo al segmento social a la que se pertenece, y la capacidad financiera económica para surtirse de los diversos elementos, manjares, bebidas, etc. que irían a alegrar de alguna forma las mesas y los festejos correspondientes como todos los años por estas fechas en busca de la tan ansiada felicidad, ya que no todo es por el nacimiento de Dios, sino que cada cual lo festeja a su manera con diferentes placeres en busca de esa felicidad tan esquiva, y que en ese determinado momento la vida vale la pena de ser vivida, y estar vivo y sano es el máximo de los placeres. 
Sabemos que la felicidad no es eterna, ella no está siempre pero tampoco se ausenta todo el tiempo, y para ser feliz hay que estar dispuesto a serlo, personas que aseguran que no serán felices nunca, por cierto cumplirán con ese propósito.    

Tenemos momentos para estar felices, la vida también nos llena a veces de tristeza, de angustia y depresión y es lógico que así sea, como mortales esas variaciones son inevitables. 
Cierta vez cuando vivía en la campaña profunda, andando a caballo di con varios críos de mulitas, al no ver a sus padres por cerca, levanté dos y se los llevé a dos vecinitos, bastante pobres y que no recibían regalos habitualmente, les alcancé los bichitos, para que los criasen, y tal fue su alegría que no había día en que al pasar por su casa, no me gritaran. –Nos hicistes muy feliz, adoramos esas mulitas y se están criando naturalmente. 

En estos tiempos de guerras y confrontaciones, egoísmos por el poder y el dinero, quien no observa a su alrededor y ve toda esa hambruna y necesidades en gran parte de la humanidad, y aun así es feliz todo el tiempo, seguro es alguien que no está atento a lo que sucede a su alrededor, la felicidad viene  y va sin localizarse en ningún lugar y cuando logro esa felicidad momentánea, guardo esos momentos en lo más íntimo del ser y espero otra vez la ocasión, la anhelo y muchas veces esos silencios que se manifiestan muchas veces en la existencia, ya son preámbulos para otros momentos felices, que nadie puede ser infeliz todo el tiempo tampoco, y en el griego antiguo, Aristóteles sostenía que el hombre vino al mundo para ser feliz, y doblemente feliz si todo el pueblo también lo es. 

¡arrivederchi!!                                                             
ene-ce

Te puede interesar
Ricardo Castelli portada

Montevideo

Dr. Ricardo Castelli
Opinión 01 de marzo de 2024

300 años de la “muy fiel y reconquistadora”

Ricardo Castelli portada

El país dividido

Dr. Ricardo Castelli
Opinión 07 de marzo de 2024

“Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera…” De Martín Fierro, José Hernández.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email