El árbol navideño

Opinión 24/12/2023 Prof. Celeste Paiva
8300708c-a4f3-4f28-8d09-709a443851d1_16-9-discover-aspect-ratio_default_0

Cuando buscamos el símbolo del árbol, nos encontramos con que es el más antiguo y esencial, es centro y eje de la vida. Su imagen vertical se asimila a la montaña, o a la escalera, como símbolo de la relación entre los tres mundos: inferior o infernal, central o terrestre, y superior o celeste. Los mismos se reconocen en la estructura del árbol: raíces, tronco y copa. En este mismo sentido, simboliza la naturaleza humana según la relación psicocósmica, es decir, macrocosmo-microcosmo, mundo exterior y mundo interior.
   En el estrato más primitivo se consideraba la existencia de un “árbol de la vida” y otro “árbol de la muerte”. El primero se conoce a través de las manifestaciones artísticas de los pueblos orientales. En Mesopotamia, el árbol aparece entre dos seres fabulosos, expresión que pasó hacia Extremo Oriente y a Occidente por medio de persas, árabes y bizantinos.
   ¿Cómo llegó a engendrarse la idea del “árbol navideño”? Una hipótesis es la de que proviene del “árbol de la vida” que fue cambiando a través de los años, pero mantuvo el sentido de vida inagotable en crecimiento y propagación, de esperanza y recogimiento. En general, se lo ha vinculado al sentimiento y la liturgia religiosa, aunque en otras circunstancias, al sentimiento universal de amor a la vida, y a la alegría de compartir.
   El Cristianismo, según la leyenda, combatió el culto al dios Odín plantando un abeto  sobre los despojos del árbol de la deidad, cortado con ese fin. En la mitología, Odín es el dios nórdico supremo, padre de todas las cosas y de la humanidad. Dios de los muertos, vaga con las almas acompañado de dos lobos y dos cuervos, montado en su caballo de ocho patas. Las valquirias recogían a los caídos en el campo de batalla para conducirlos al Valhalla, junto al trono de Odín. Entre los germanos era llamado Wotan o Wodan.
   Para terminar con esa idolatría de los germanos, el obispo Bonifacio cortó el árbol que representaba a Odín y, en su lugar, plantó el abeto como símbolo del amor de Dios. Lo adornó con manzanas, símbolos de las tentaciones, y con velas, como la luz de Cristo iluminando el mundo.
   Las esferas que suplantaron a las manzanas también provienen de antiguas tradiciones. Dante imaginaba el conjunto de las esferas celestiales como la copa de un árbol. El árbol de la vida, en Jerusalén, lleva doce frutos o formas solares. En diversas imágenes, el sol, la luna y las estrellas están asociados al árbol, para especificar su carácter cósmico y astral. Aves, pájaros o cuerpos celestes adornan el árbol de las Hespérides. Podríamos citar varios ejemplos de estas asociaciones de símbolos, con sentido psicológico, que se proyectan hasta nuestros días.

Lo que no puede faltar en el árbol navideño: gratitud  

   Declaramos verdadero  sentimiento de aprecio y valoración por las acciones que diferentes instituciones han hecho a favor de UNI 3, Artigas. Lo que implica una suerte de deuda moral con quienes nos han beneficiado y, en UNI 3, estamos abiertos a la posibilidad de corresponder por los bienes recibidos.
   Entendemos la gratitud como una virtud sumamente importante entre las relaciones humanas, en la que ambas partes se turnan en dar y recibir con el objetivo de alcanzar una sociedad cooperativa y solidaria entre los grupos que intervienen.
   Sostenemos una unidad basada en metas e intereses comunes con las agrupaciones que se han mostrado solidarias, no solo en lo que respecta a los bienes materiales, sino en relación a intereses compartidos y actitudes morales que funcionan como una fuerza unificadora dentro de la sociedad.
     

En principio, reiteramos el agradecimiento al Banco de Previsión Social. Nuestro agradecimiento al Intendente, señor Pablo Caram y a la Diputada, abogada Valentina Dos Santos. Somos gratos a las comisiones directivas de aquellas instituciones que ponen a disposición sus locales, a fin de posibilitar la función de nuestros talleres, así como de las actividades culturales, artísticas y  festivas: Club Deportivo Artigas, Club Zorrilla de San Martín, Casa de los Sueños, Asociación Española, Sociedad Italiana, Dir. de Cultura.  Nuestra gratitud a comerciantes y profesionales que, generosamente, apoyan las gestiones de UNI 3. 
   Un reconocimiento muy especial todos los ASC por su tarea de crear vínculos interinstitucionales y por su compromiso solidario. A los socios de UNI 3, porque son la razón de la existencia de la institución. 
   Enorme gratitud a los colaboradores externos: comunicadores televisivos, de prensa escrita, “La Noticia”, y radial. Llegado a este punto, necesitamos recordar la dolorosa ausencia de Laura Rodríguez y  Jorge Abreu.  
   A todos ¡Muchas gracias! 

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email