Sandra Fontoura, madre de Yeylan Vasconcellos, joven asesinada, espera justicia durante 8 años y finalmente se llevará a cabo el juicio en Brasil.

A pesar del dolor y esperar tanto tiempo, confía en el sistema judicial y espera encontrar respuestas sobre quién fue responsable del crimen.

Actualidad 31 de agosto de 2023 Bruno Bauzá Bruno Bauzá
sandra fontoura web

Sabemos que es una situación complicada, dolorosa, pero necesitamos saber  la información y cómo está la situación en cuanto a este juicio que se va a dar en el próximo mes en lo que es la República Federativa de Brasil por el caso de su hija que ya no se encuentra entre nosotros. ¿Cómo se encuentra? ¿Cómo lo está viviendo esta etapa? 

Bueno, ahora estamos en la etapa de que sale este juicio que hace 8 años que lo esperamos, sale el día 20 de octubre a las 9 de la mañana. Fueron 8 años de espera, 8 años difíciles, pero bueno, salió la fecha y eso nos reconforta en cierta parte de saber que vamos a tener que saber quién fue que lo hizo. Es lo más importante, saber quién fue. Exactamente, lo más importante es saber quién lo hizo, porque la investigación fue hecha, todo en tiempo y forma, hubieron cosas que hicieron que se demorara aún más porque tuvimos el tiempo de la pandemia, todo eso nos jugó en contra y bueno, fueron 8 años de espera, pero ahí está la fecha. 

¿Cómo lo vive usted? ¿Cómo lo llevaron a estos 8 años en la forma íntima suya, sufriendo este dolor, este duelo, sin una respuesta? 

Vos sabés que el duelo es un proceso, ¿no? Y dentro de ese proceso que es el duelo, el dolor de perder una hija, como fue mi caso, es un dolor que lo vas a llevar siempre porque es el dolor que está ahí, en las fechas especiales. Cuando vos luchas por la salud de un ser querido y sabes que eso en un momento va a terminar, te preparas porque va a llegar ese día, pero cuando está todo bien y del día a la noche pasa esto como me pasó a mí, no es fácil. Aparte que fue algo que nos marcó y a mí me va a quedar para siempre porque fue el Día de la Madre. 
El Día de la Madre quedaron cosas que no se resolvieron. El Día de la Madre, yo no podía creer que cuando llego a la capilla de Quaraí, me deparé con el cuerpo de mi hija, porque la verdad cuando a mí me llaman del Hospital de Quaraí,  que tenía que ir porque era necesario que fuera, me dijeron. Yo pensé que, no sé, que iba a encontrar a mi hija lastimada, que había tenido un accidente, que había pasado algo así. Nunca pensé en encontrarme con el cuerpo de mi hija sin vida y era el Día de la Madre. Entonces eso nunca más se va a borrar de mí. Cada vez que llega el Día de la Madre como que trato de estar, de reponerme porque también tengo otro hijo, tengo a mi nieta, pero eso quedó y va a quedar para siempre. 

¿Por qué se tuvo que esperar tanto tiempo, tantos años? 
Se tuvo que esperar porque fue toda una investigación. O sea, los investigadores en Quaraí hicieron todo el proceso de la investigación como era. Allá el sistema judicial en Brasil es diferente al nuestro. Todas las pruebas que se juntaron va al juez. Después que los investigadores juntan las pruebas va al juez. El juez analiza si es necesario pasarle a los desembargadores, que son los que deciden si se lleva a juicio o no el caso.

 ¿Qué fue lo que ocurrió? 
Fue a los desembargadores. Los desembargadores encontraron que sí, que era necesario que esa persona fuera a juicio. Habían elementos, existen elementos y pruebas que lo pueden llevar a ese juicio y es lo que está pasando. Esa persona va a ser llevada a juicio y bueno, tiene su defensa y la promotoría tiene sus pruebas. Este juicio es oral y público donde justamente las personas van a poder asistir. 

¿Por parte de ustedes, los familiares, piensan planificar alguna forma de reclamo, digamos, fuera de lo que es el juzgado? 
Yo no sé si reclamo porque creo que lo que tenemos para reclamar, lo que sí queremos es justicia. Va a ser un juicio público, sí, donde la familia, los amigos pueden asistir y creo que todos vamos a estar en esa expectativa del resultado de ese juicio. 

¿Cómo lo viste estos 8 años viendo a esa persona disfrutando de su libertad mientras tú esperabas justicia? 
¿Cómo fue? 

Fue un aprendizaje porque tuve que aprender a aceptar que la ley me mostraba eso, eran sus derechos. No era fácil, no era fácil porque yo estuve frente a los investigadores y me dijeron cosas y sucede cosas que me daban certeza a mí de ciertos puntos de lo que ocurrió ese día. Entonces no era fácil. Entonces yo tuve que armarme de una manera que era necesario porque tenía que esperar. Yo no podía actuar. ¿Viste cuando sentís que te atan de pies y manos y te ponen una mordaza en la boca? Así me sentía frente a la persona, así me sentía porque no podía decir nada. 

¿Confía en la promotoría de Brasil? 
Confío en la justicia. Creo que la justicia del hombre existe. Quiero creer, quiero creer que existe porque es necesario. Nosotros vivimos en un mundo terrenal donde existe una justicia humana. Entonces si existe la justicia humana yo espero que se haga porque mi hija fue cobardemente asesinada. La asfixió, mi hija fue estrangulada. No obstante eso, ella muere, la matan en la mañana de un sábado. El cuerpo fue encontrado el domingo día de la madre en la BR, o sea que tiraron el cuerpo de mi hija. Todas esas cosas ocurrieron porque no fue una cosa que digo bueno, la persona la mató y se entregó o la persona cometió lo que hizo y bueno, asumió. No obstante lo que hizo esa persona esperó un tiempo porque hubo un tiempo de la mañana del sábado cuando es asesinada al domingo, estamos hablando de casi 24 horas. ¿Dónde estuvo el cuerpo de mi hija en esas 24 horas? Que la tiran en la BR, cerca de su casa fue tirado el cuerpo de mi hija. 

¿Su nieta hoy está con usted? 
Sí, está conmigo. 

¿Cómo vive con ella? ¿Cómo llevan la imagen de la madre? ¿Siempre está presente o trata de evitar todo este tipo de cosas? 
Ella, yo creo que la recuperación de un niño en lo que es el duelo de la pérdida de una madre sorprende porque es muy diferente a nosotros los adultos. Los niños con una buena contención y acompañándolos como tiene que ser con un profesional, que fue el caso de ella. Ella tuvo un profesional que la acompañó en ese tiempo, en esa primera infancia que fue lo que le tocó vivir. 
Esto es dramático fue en su primera infancia. Hoy ella es una preadolescente, ella está haciendo el liceo, le va muy bien, tiene notas preciosas. 
O sea, es una niña que se comunica muy bien, va a canto, a guitarra, o sea, nosotros tratamos de que ella esté lo mejor posible, de que ella sea feliz dentro de todo lo que pasó. Ella tiene que estar feliz, eso es lo que más importa.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email